El aceite de oliva es uno de los productos estrella en la gastronomía. Pero lo cierto, es que también lo es para la salud, debido a sus numerosas propiedades y beneficios. Se le conoce también como el ‘oro líquido’, gracias a que los estudios de los últimos años, han dictaminado que este alimento cuenta con unos ingredientes muy beneficiosos para el organismo.

Previene de enfermedades cardiovasculares

El aceite de oliva cuenta con un nivel alto de ácidos grasos, como puede ser el ácido oleico. Dicho ácido es de la serie Omega 9 y tiene el poder de reducir la gran mayoría de las enfermedades de tipo cardiovascular. De este modo, regulará los niveles del colesterol en sangre, disminuye el colesterol malo (LDL), sin perjudicar el colesterol conocido como bueno (HDL) y por lo tanto mejorará la circulación sanguínea, al mismo tiempo que disminuirá la presión arterial.

Fortalecerá el sistema inmunológico

La defensa que tiene el cuerpo contra todo tipo de infección, es el sistema inmunológico. De ahí que cuando se encuentra fuerte, destruirá toda bacteria o virus que quiera invadir el cuerpo. Por eso, otro de los beneficios del aceite de oliva es mantener el sistema inmunológico siempre activo. Se consigue gracias a que el aceite tiene poderosos antioxidantes así como nutrientes básicos para mantener sano el organismo. Solo así, éste estará protegido ante toda enfermedad.

Protege el cerebro del deterioro cognitivo

Gracias a las grasas saludables que tiene el aceite de oliva, ayudarán a proteger el cerebro. En este caso, se puede ayudar a evitar problemas de memoria y retrasar todo tipo de deterioro mental que viene unido a enfermedades de tipo Alzhéimer.